19/09/2014 13:50:26
miembro 71535

Nuestra compañera Rocío López Espejo ha preguntado en esta entrada del foro cómo puede introducir una rampa curva para un garaje. Como la respuesta puede ser de interés general, hemos aprovechado la ocasión para exponer las diferentes soluciones en el canal del blog, de modo que un mayor número de usuarios tenga la posibilidad de leerla.

En general siempre hay más de una opción para modelar una determinada solución constructiva en Revit®, unas más sencillas y otras más complejas, unas con unas ventajas e inconvenientes y otras con otros. Aquí os vamos a exponer las dos que hemos encontrado para que decidáis vosotros cuál os conviene más:

 

- Opción 1. Modelado con la herramienta rampa de Revit®.

- Opción 2. Modelado con la herramienta suelo de Revit®.


La solución depende, además, de la generatriz de la rampa. Si se trata de una rampa de directriz recta creemos que la mejor opción es modelarla como un suelo inclinado y no como una rampa, por los motivos que más adelante se expondrán. Ahora bien, si la directriz es curva, entonces la cosa se complica y, dependiendo de lo que necesitemos, será mejor modelarla de una u otra manera. Supondremos en el presente ejemplo que la rampa que queremos modelar es de directriz curva, que es la opción más compleja, y que además es lo que nos ha pedido nuestra compañera.

 

MODELADO CON LA HERRAMIENTA RAMPA DE REVIT®.

En el primer caso, si usamos la herramienta rampa de Revit para generar una con directriz curva (supondremos un arco de circunferencia de 270º), tenemos, como ventaja, que el ejemplar introducido es capaz de comportarse como anfitrión de barandillas, por lo que si la rampa va a ser peatonal y precisa por ello de una barandilla, a pesar de los inconvenientes que a continuación se describen, va a ser la mejor opción. Respecto de los inconvenientes tenemos que no disponemos en BiMMate (de momento) de familias de rampas, por lo que el usuario tendrá que definirlas él mismo; además, la definición de una rampa sólo permite un único material, por lo que para que en proyecto aparezcan el solado, la capa de regularización y la capa soporte (la estructura de la rampa), tendremos que modelar en realidad tres rampas con tres familias distintas y determinados desfases para que esten en contacto unas y otras; por si fuera poco las rampas tienen un comportamiento peculiar en Revit®, ya que no pueden unirse con nada (lo que significa que el encuentro con los forjados o las diferentes partes de la rampa lo tendremos que editar a mano en las secciones donde aparezcan, y, por último, no entran en el cómputo de materiales que usamos en BiMMate para generar las mediciones, por lo que el usuario tendrá al final que mediarlas manualmente:

 

 

En la imagen anterior vemos que la familia de rampa (por defecto) va de un nivel hasta el siguiente con desfase 0,00, con una anchura de 3 metros. Además, si echamos un vistazo a las propiedades de tipo (botón editar tipo)...

 

 

...tendremos que ajustar ahí el material que queremos que se aplique a la rampa (aunque apliquemos un material con código de medición asociado no obtendremos resultado alguno), su grosor (sólo tras seleccionar como forma la opción gruesa), la pendiente (tratándose de una rampa curva la máxima admitida es del 12%) y, lo más importante, la forma, que debemos ajustar a gruesa. Tras introducir estos datos procedemos a dibujar el boceto de la rampa:

 

 

...Y finalizamos la herramienta (si hemos seleccionado en las opciones del menú cinta algún tipo de barandilla, ésta se colocará en ambos lados de la rampa):

 

 

Ahora restará repetir la operación duplicando los tipos de rampa (creando así nuevos tipos) de modo que tengan diferentes materiales, grosores, y, además, se dispongan con desfases respecto de los niveles que conectan:

 

 

No queda más remedio que en las secciones donde aparezcan las rampas seccionadas editemos a mano el tipo de línea para que las intermedias se dibujen con línea fina. Además, como se ha comentado, no obtendremos ninguna medición de las mismas.

 

MODELADO CON LA HERRAMIENTA SUELO DE REVIT®.

En el segundo caso, cualquiera que lleve un tiempo trabajando con Revit® sabe que la opción de inclinar un suelo sólo está disponible, al definir su perímetro, con pendiente en una única dirección, por lo que para una directriz curva no vale (da igual que seleccionemos una arista del perímetro y activemos la opción define pendiente o que dibujemos la línea de pendiente en el boceto). No obstante sí que existe una solución para realizar ésto:

 

Si el tipo de suelo que se emplea no dispone de ninguna capa de grosor variable (cualquiera de los solados o forjados de BiMMate vale excepto Genérico-Urbanización (10 cm)-Gres rústico 33x33+Base mortero+PS 1 cm (ES_300)) se puede modificar los subelementos para hacer que la rampa suba en espiral desde un nivel a otro. Veamos cómo:

 

 

En la imagen anterior hemos creado un suelo (un solado en realidad) en el nivel inferior de los que la rampa conecta, con un desfase de 0,00 (coincide con cualquier otro solado del mismo nivel). Se trata de un suelo totalmente horizontal, sin pendiente, donde el boceto del contorno define la forma que la rampa ocupará en planta. A continuación, tras finalizar la orden, repetimos el proceso para generar la base o soporte de la rampa (en nuestro caso un forjado reticular); si lo preferimos también podemos copiar la familia anterior en el mismo sitio, cambiar el tipo por el que corresponda, y, ajustar los desfases:

 

 

Como se ve en la imagen anterior, no tenemos una rampa, sino un suelo horizontal con forma de donut. Aprovecharemos, no obstante, para unir la geometría de las dos rampas. Ahora cambiaremos a una vista 3D para entender mejor el resto de pasos.

Seleccionamos primero la rampa que representa el solado (la de arriba), y, pulsamos sobre la opción del menú cinta modificar subelementos. Las líneas del contorno de la rampa cambiarán a verde, apareciendo los nodos que definen las esquinas del contorno. Ahí seleccionaremos la arista que nos interesa desplazar y ajustaremos su desfase al valor de la altura entre niveles:

 

 

Repetiremos la operación con la rampa inferior y éste sería el resultado:

 

 

Lamentablemente, el suelo así creado no puede ser anfitrión de barandillas, de modo que sólo será válido si el desnivel se resuelve con muros o, en su defecto, con petos de obra. La ventaja, no obstante, es que ambas rampas pueden unirse con otros muros o suelos, no teniéndo que modificar a mano nada en sección; además, las mediciones que se generan son exactas:

 

 

Una cosa más... Si echamos un vistazo a una sección transveral de la rampa observaremos que la pendiente transversal de la misma es hacia el exterior, en el sentido que la fuerza centrífuga tiende a desplazar a un vehículo en movimiento; podemos corregir ésto con un poco más de trabajo añadiendo un nodo adicional cerca del perímetro exterior de la rampa próximo a la entrega de la misma en el forjado superior:

 

 

Y aumentamos su altura hasta igualarla, por ejemplo, con la arista de la entrega superior. De este modo (tras ajustar igualmente el forjado), cuando seccionemos transversalmente la rampa, la pendiente será hacia el interior:

 

 

La rampa inferior es como quedaría originalmente antes de añadir un nuevo punto de pendiente a los subelementos, y, la superior, la corregida.